Destruyamos el Mundo!

El coloso de Ascalón

Separada del grupo, Ayako desembarca en Ascalón, un pueblo judío que parece prosperar bastante. A su llegada al puerto, ve que ebulle de actividad, y un gentío se mueve de aqui para allá en constante movimiento. Sin embargo, no tarda en darse cuenta de los límites que parece tener este sitio, ya que los marineros y comerciantes no parecen abandonar la zona de los puertos, y no se adentran en demasía hacia el centro del poblado.

Cansada y hambrienta, decide entrar en una pequeña posada dispuesta para los marinos y mercaderes, para recobrar fuerzas. Pero al abrir las puertas del establecimiento se ve sorprendida por un hombre grande que se abalanza sobre ella como un loco desesperado.

Tras el susto inicial, y despues de calmarse un poco, el hombre se presenta como Hypatos, y le invita a comer, insistiendo en que debe hablar con ella, ya que ha viajado desde muy lejos para encontrarla.

Ayako accede, e Hypatos le explica que hay algo que le sigue y que le busca para hacerle daño. Le dice que desesperado, acudió a un Oraculo que le dijo que la única persona capaz de ayudarle era una mujer con rasgos orientales que encontraría en esta zona.

Antes de que Hypatos acabe su historia, Ayako le examina con su mirada mágica y ve que, efectivamente hay algún ser que le busca para cobrar alguna especie de venganza, un ser tremendamente poderoso, que sin embargo parece no poder acceder a este pueblo.

Despúes de comer y descansar un poco, se ponen manos a la obra y deciden investigar el asunto, aprovechando para también dar una vuelta por la ciudad.

Ven que la ciudad está bastante bien cuidada y que incluso tiene adoquines en sus calles y sus edificios se ven de reciente construcción, con los mejores materiales. Un derroche de opulencia, incluso cuenta con gran cantidad de edificios públicos, todos ellos con extrañas estatuas a cada lado de las puertas.

Deciden entrar en la biblioteca, donde se pasan una tarde entera revisando los archivos y buscando pistas sobre la criatura que persigue a Hypatos y sólo se ven perturbados por una extraña estatua, diferente del resto, que parece inacabada o defectuasa, que parece moverse y vigilarles…

Frustrados por no encontrar nada que parezca ser de utilidad, siguen con su gira por la ciudad y acaban cerca de una gran sinagoga, en lo alto de una colina desde la que se ve todo el poblado y que parece ser el edificio más importante, es ese momento en el que Ayako advierte que la prescencia que atormenta a Hypatos se hace debilita con cada paso que dan hacia el templo.

Esto le hace dejar de fijarse tanto en su acompañante y ver por primera vez que en esa ciudad hay algo muy raro. Y entonces cae en la cuenta de que este sitio está rodeado por una extraña aura de muerte…

Comments

CarloLedezma CarloLedezma

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.