Destruyamos el Mundo!

Las lágrimas de sal en Chipre

A pocas millas de arribar a Chipre, los héroes, junto a Uro y al capitán de “La Estrecha” Taharqo de Kush, se encuentran con una pestilente masa de pescado podrido que tiene una gran extensión y que presumiblemente rodea la isla. Tras alcanzar a marchas forzadas la costa y descubriendo que el pescado ha muerto por una excesiva concentración de sal en el agua, el grupo se dirige al pueblo más cercano, donde la gente está visiblemente alterada y desesperada, no solo por el problema con el agua (pues la potable también se ve afectada y se raciona), sino por un descontento social político, pues se ha puesto, por orden de Alejandro, al hetairoi Pixodoro de Pellas en detrimento del heredero por derecho al cargo, el joven Izmir. Es este el cabecilla de la masa más violenta, lanzando consignas xenófobas contra los griegos y reforzando la idea de ser él la respuesta a los problemas en los que está la isla.

Una vez tratado el tema del agua con Pixodoro y habiendo visitado la mina de sal más cercana sin obtener en ninguno de los dos casos una respuesta satisfactoria, los personajes hablan con Izmir y ante su agresivo comportamiento, consiguen hablar con su hermano menorTimir y con Silas, amigo de la infancia, descubriendo que ambos están en desacuerdo con el discurso de su líder y que están preocupados por su actitud, muy diferente desde que charló con un hombre de pelo rojo hace aproximadamente un mes, justo cuando empezaron a morir los peces, y que se encontraron en un templo a Zoroastro que hay a las afueras. A pesar de la desolación y desamparo que muestra Timir, los héroes se percatan de que, al llorar, el niño no produce ninguna lágrima.

La noche previa a partir hacia el templo y ante la penuria que está sufriendo la gente del pueblo,Antígono y Aristón idean una forma de calmar tanto la sed como los ánimos contra los griegos. En la fuente central de la plaza, totalmente seca, hacen brotar el agua bajo la imagen espectral de un tridente, clara alusión a Poseidón. Durante toda la noche, el pueblo se sintió afortunado y la infelicidad se borró de sus caras. Por su lado,Aristófanes bloquea el recuerdo del misterioso hombre de pelo rojo, Vaumisa de Taga, en la mente del muchacho.

Ya al día siguiente y en el templo, los héroes se topan con un altar sobre el que hay una lágrima de cristal cuya proporción en sal es casi total. Uro señala que la lágrima contiene menos poder y que, de hecho, se está apagando. Antes de destruir la lágrima y retornar al pueblo para comprobar que las cosas han vuelto a la normalidad, se presenta como en una proyección astral Baomisa, menospreciando al grupo y advirtiéndoles de que todo esto les queda demasiado grande.

El siguiente paso será o bien seguir su rastro hacia las ciudades gemelas, o bien adelantarse un poco y encontrar el camino a aquella ciudad que sería la próxima en recibir su aciaga visita. ¿Se separará el grupo para ir más rápido o esta es una de esas veces en las que la unión hace la fuerza?

Comments

CarloLedezma CarloLedezma

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.